¿Cómo ahorrar energía en Navidad?

La iluminación de bajo consumo, la calefacción controlada y la cocina eficiente son algunos de los hábitos que podemos adoptar para convertir las navidades en un momento agradable sin renunciar a la sostenibilidad.

En el contexto de la crisis energética mundial, la sociedad necesita cada vez más ajustar los hábitos de consumo para proteger el medio ambiente y reducir las emisiones de dióxido de carbono, incluida la reducción del consumo de energía.

Sin embargo, las facturas de energía de los hogares tienden a dispararse en el período previo a la Navidad debido a la iluminación, las reuniones y cenas características de las fiestas, los viajes y la caída de las temperaturas.  Según la Asociación de Consumidores de Energía, el consumo de electricidad en diciembre y enero aumentó cíclicamente un 28 %, lo que resultó en un aumento del 19 % en el consumo de electricidad. aumento de la factura final, después de excluir las fluctuaciones de precios.

Muchas ciudades toman medidas todos los años para reducir los costos de energía asociados con las luces y fiestas navideñas, pero ¿qué podemos hacer con nuestros hogares para ahorrar energía y contribuir a un mundo mejor, más sostenible?

Planta de luz LED y calefacción hasta 21º: C Hay muchas prácticas que podemos incorporar a nuestra rutina para conservar energía durante estos días tan importantes. Uno de los puntos clave es el uso de iluminación de bajo consumo mediante bombillas LED en decoraciones, adornos y luces navideñas. Estas bombillas ahorran hasta el 90% de la electricidad doméstica y tienen una vida útil de 50.000 horas frente a las 1.000 horas de las bombillas incandescentes.

Vacaciones sostenibles: cocina con productos ecológicos y regalos: Durante las vacaciones, no solo ahorras consumo de energía. Para días de reuniones familiares y comidas copiosas, debes limitar tus desplazamientos, elegir transporte público, transporte más ecológico o simplemente caminar. De esta forma reducimos las emisiones de CO2 en el sector del transporte.

Entre fogones, se debe utilizar el calor para cocinar diferentes platos: las ollas express son más rápidas y eficientes que las tradicionales, las tapas retienen el calor y cocinan los alimentos más rápido. A la hora de sentarse a la mesa, es mejor utilizar platos que cuchillos y tenedores de plástico y a la hora de lavar los platos, el lavavajillas es la opción más eficaz para no desperdiciar agua. Si esto no es posible, trate de no abusar del agua caliente.

Cuando se trata de carritos de compras, elegir negocios locales también ayuda a reducir su huella de carbono. El sector alimentario es responsable del 20 al 25% de las emisiones globales de CO2 y elegir alimentos de temporada y de producción masiva sin kilómetros es un hábito responsable para reducir nuestro impacto en el futuro en estas fiestas navideñas. Además, en los días posteriores a una buena comida, cocinar o usar la cocina es una receta que nos ayuda a reducir el desperdicio de alimentos.

Pero no todos cocinarán y cocinarán. Cuando se trata de regalos, también podemos ahorrar de varias formas: practicando un consumo más responsable, apostando por piezas, porterías y juguetes hechos a mano que ya no están en buen estado o marcas sostenibles cuyos modelos de producción respeten el planeta. Para envasarlos, la creatividad es clave: podemos utilizar periódicos y revistas viejos, telas disponibles en casa, cajas de madera, vidrio o cartón, y en lugar de lazos u otros adornos, podemos optar por adornos naturales, como flores secas o piñas. .

Y cuando todo pase… ¡Recicla! Si bien hemos introducido nuevos procesos para reducir los desechos durante las festividades, los inevitables se pueden reciclar colocándolos en el contenedor o instalación de eliminación apropiados. Para cualquier cosa reutilizable, guárdala para la próxima fiesta. Paso a paso, haremos que la Navidad sea más sostenible y respetuosa con el planeta, sin dejar de lado nuestras tradiciones.

Cuenta atrás: estos lugares deben tener puntos de recarga para coches eléctricos antes de 2023

La venta de coches eléctricos en España no acaba de despegar. El precio, en torno a un 30% más elevado que las motorizaciones de combustión, la autonomía limitada y la falta de una infraestructura de recarga son los motivos principales que esgrimen los automovilistas para justificar su resistencia para adquirir un vehículo eléctrico. De ahí que la penetración de los vehículos 100% sostenibles en nuestro país sea aún muy limitada, con unas 150.000 unidades en circulación, lo que representa apenas un 0,5% del parque.

Estas cifras están muy lejos de las previsiones del Gobierno, que aspiraba a que en 2023 circulen por las carreteras del país 250.000 vehículos eléctricos y en 2030, cinco millones. Así lo anunció el presidente del Ejecutivo, Pedro Sánchez, cuando en octubre de 2020 presentó el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia de la Economía Española, un documento donde se plasman las líneas maestras para recuperar la economía tras el desplome causado por la pandemia.

Para incentivar el uso de la movilidad sostenible el Gobierno aprobó en febrero de 2019 el Plan Moves, que en la actualidad ya va por la tercera edición. Se trata de un programa de ayudas económicas para subvencionar la adquisición de un vehículo eléctrico, híbrido enchufable y de pila de combustible, así como también para la instalación de infraestructuras de recarga.

Las ayudas para comprar un coche eléctrico pueden llegar a alcanzar los 7.000 euros, mientras que la cuantía para instalar un punto de recarga es de hasta un 70% de la cantidad subvencionable. El importe de esta última ayuda aumenta hasta un 80% si la instalación está en poblaciones de menos de 5.000 habitantes.

La falta de una red de recarga pública es uno de los factores que disuade a los automovilistas para abrazar la electromovilidad

Si el precio y la autonomía que ofrecen los vehículos eléctricos son dos barreras que frenan el avance de este tipo de motorizaciones en nuestro país, la falta de una red de carga pública es otro de los motivos que apuntan los conductores como un obstáculo insalvable, por el momento, para hacer realidad el cambio de paradigma.

En España todavía hay pocas estaciones de recarga y el 83% son de carga lenta, igual o inferior a 22 kW. Así lo recoge el informe Mapa de Infraestructuras de Recarga de Acceso Público de España presentado conjuntamente por las patronales de fabricantes Anfac y de concesionarios Faconauto. El documento indica que hay 11.517 puntos de carga en todo el país y que serían necesarios alcanzar los 70.000 puntos en 2023 para satisfacer la demanda de los usuarios.

Para paliar este déficit de infraestructuras de recarga, el Gobierno aprobó un Real Decreto para determinar los espacios públicos que van a tener que contar obligatoriamente con puntos de carga de vehículos eléctricos. Concretamente, es el Real Decreto 29/2021, de 22 de diciembre de 2021, por el cual se adoptan medidas para fomentar la movilidad eléctrica, el autoconsumo y el despliegue de energías renovables.

Centros comerciales, supermercados y restaurantes son algunos de los lugares donde será obligatoria la instalación de cargadores para coches eléctricos 

Una de las medidas más destacadas hace referencia a la instalación de puntos de carga para coches eléctricos en espacios públicos. La normativa detalla los lugares donde antes del 1 de enero de 2023 deberán desplegarse obligatoriamente las infraestructuras de recarga, así como el número de cargadores mínimo en cada caso.

Edificios públicos

Los aparcamientos de los supermercados y centros comerciales son algunos de los lugares que deberán contar con cargadores para coches eléctricos, indica la normativa. También los hoteles, restaurantes y edificios no residenciales privados, como los garajes públicos o centros de trabajo, tendrán que instalar obligatoriamente puntos de recarga. Estos últimos, siempre que sean de acceso público y cuenten con más de 20 plazas, deberán disponer de al menos un cargador para cada 40 plazas de aparcamiento.

Edificios de la Administración

Los requisitos serán más exigentes para el caso de edificios de titularidad de la Administración general del Estado o de los organismos públicos vinculados para cumplir con “el necesario papel ejemplarizante del sector público”, recoge el Real Decreto. De este modo, en los aparcamientos con más de 500 plazas será obligatoria la instalación de una estación de recarga por cada 20 plazas de aparcamiento, y un punto de recarga más por cada 100 plazas adicionales.

Claves para ahorrar agua caliente en casa

¿Sabías que calentar agua es lo que más energía gasta en el hogar después de la calefacción? Descubre cómo ahorrar agua caliente más allá de cambiar tus baños por duchas o de meter los platos directamente al lavavajillas sin prelavado.

No hay nada más placentero que una buena ducha caliente al llegar a casa. Pero cuando te olvidas de todo y te dejas llevar… en solo diez minutos puedes haber consumido hasta 200 litros de agua caliente de un tirón.

¿Podemos ahorrar agua caliente y gastar menos, manteniendo esa sensación inigualable? Tenemos buenas noticias para ti, ahorrar agua y disfrutar es posible si sabes cómo.

No renuncies a tu comodidad para ahorrar en agua caliente

El gasto en agua caliente se lleva una parte importante del consumo de una vivienda tradicional. Según la OMS, supone nada menos que el 34% del agua que se gasta en los hogares españoles.

Pero no queremos aguarte la fiesta ni que renuncies a ninguna de tus conquistas. En ocasiones basta con darle una vuelta a lo que tenemos para descubrir como ahorrar agua en casa. Empecemos por la ducha.

Cómo ahorrar agua en la ducha

Para conseguir ahorrar agua en nuestra casa, la ducha es uno de los mejores sitios por donde empezar.

Aquí el ahorro gira en torno a tres ejes:

  • La duración y temperatura.
  • El tipo de instalación y el tipo de cabezal (la alcachofa).
  • El sistema para calentar el agua.

Ahorrar agua caliente cantando bajo la ducha

Respecto a la duración de una ducha es uno de los puntos donde hay un mayor consenso para conseguir ahorrar agua en nuestras casas. Especialistas y organismos recomiendan 5 minutos como el tiempo suficiente para una higiene perfecta y evitar derrochar agua. 

Quieres hacerlo aún más divertido. Ponte una canción que dure esos 5 minutos y disfruta de ahorrar agua cantando bajo la ducha.

«Cada minuto de ducha gasta entre 8 y 15 litros de agua.»

Ahorrando agua y energía en casa

La temperatura ideal del agua se puede conseguir sin superar los 30ºC y, si es posible, bajando todo lo que nuestro confort nos lo permita hay personas más frioleras que otras).

Por debajo de 24ºC se considera agua fría. Por encima de 30ºC nuestra piel puede sufrir inflamaciones que tendrán como efecto secundario molestos picores durante el resto del día. En casos de temperatura extremadamente caliente no son extrañas las bajadas de tensión.

Con duchas más cortas, una buena canción y una temperatura adecuada, podemos seguir disfrutando de esos momentos a la vez que ahorramos agua en casa.