Sin duda alguna, el cambio climático es uno de los más importantes desafíos a los que el mundo se enfrenta y, en definitiva, enfrentarlo es una tarea que involucra a distintos actores. Hoy las empresas, indistintamente del sector, tienen el compromiso fundamental de sumarse a la mitigación del cambio climático mediante la reducción de su Huella de Carbono.

Pero, ¿qué es la Huella de Carbono? A nivel empresarial, es la totalidad de gases efecto invernadero (GEI) que causan el cambio climático, emitidos de manera directa o indirecta por una organización durante sus operaciones. Más allá del aporte a la salud del planeta, existen 5 beneficios para las empresas de reducir la huella de carbono y así ser más competitivas en el mercado actual:

1. El público lo demanda.

La reducción de la Huella de Carbono es un elemento diferenciador de cara a los clientes, colaboradores e inversionistas. Según un artículo de Morgan Stanley, la sostenibilidad es el sector de más rápido crecimiento en inversiones, llegando a EUR 23 trillones a nivel mundial. Asimismo, el 86% de los millennials, los futuros inversionistas, manifestaron su interés por la sostenibilidad, y están dispuestos a abandonar inversiones potenciales debido a una actividad corporativa ambientalmente cuestionable.

2.Impactos en la economía.

De acuerdo al Informe de la Comisión Global de Economía y Clima, la transición a un crecimiento bajo en emisiones de carbono podría generar una ganancia económica directa de EUR 26 billones hasta el 2030, en comparación con los negocios convencionales. Además, considerando esta visión a 10 años, también se podrán crear 65 millones de nuevos empleos con bajas emisiones de carbono a la vez que se evita más de 700,000 muertes prematuras por contaminación del aire.

 

 

3.Rentabilidad y gestión de procesos.

La medición de la Huella de Carbono permite identificar ineficiencias en la cadena de producción de bienes, así como en toda su cadena de valor. Tomar acciones de reducción de consumo y/o incremento en la eficiencia de los recursos y procesos resulta en un aumento de la rentabilidad de la empresa, a la vez que se reducen los impactos y se genera mayor licencia para operar.

 

4.Imagen y reputación.

La reducción de la Huella de Carbono demuestra que las empresas están tomando   acciones   concretas   para disminuir su impacto en el ambiente.

Una empresa con propósito, una visión clara respecto a su entorno, junto con acciones que aportan significativamente a reducir daños al ambiente, logran que su público, tanto interno como externa, confíen y crean en ella. Un estudio de E&Y evidencia que un 66% de los consumidores de todo el mundo prefiere comprar productos sostenibles. Así, paulatinamente, las empresas van formando una nueva “personalidad” que evidencia su compromiso con un planeta saludable para todos.

5. Atraer nuevos inversionistas

La posibilidad de generar nuevos negocios aumenta una vez que se pone en marcha un trabajo consciente sobre el cuidado por los gases de efecto invernadero, debido a que son muchas las empresas e inversionistas extranjeros con un espíritu ambientalista, que ven con buenos ojos dicha gestión.

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *